Adiós Maestra Martha

Luego de 18 años de servicio en Pasitos de Luz, Maestra Martha celebró su jubilación el pasado 30
de abril. La vamos a extrañar muchísimo.

Maestra Martha comenzó a trabajar en Pasitos de Luz en 2004 y, durante casi dos décadas, se ha
dedicado a ayudar a los niños con discapacidades a ser lo mejor que pueden ser. Era apropiado entonces que su fiesta de jubilación se llevara a cabo el mismo día que El Día del Niño, el día nacional de los niños en México. Fue una oportunidad para que los niños se despidieran de una maestra, cuidadora y terapeuta muy querida (¡Maestra Martha ha trabajado en muchos roles durante su tiempo en Pasitos!) y para que el personal también rindiera homenaje a una colega popular y muy respetada. 


 

“Martha ha estado ahí para los niños de Pasitos de Luz en las buenas y en las malas”, dijo la fundadora y directora operativa de Pasitos, Yolanda Sánchez. “Extrañaremos mucho su experiencia y riqueza de conocimientos. Más que eso, sin embargo, extrañaremos su amor profundo e incondicional por los niños que cuidamos”.

 Arturo Ayala, Director General de Pasitos de Luz, también rindió homenaje a Maestra Martha. “Es la primera compañera en llegar a la jubilación”, dice Arturo. “Todos se llenaron de lágrimas al poder compartir sus recuerdos y experiencias de trabajar con Martha, y unirnos a una ronda de aplausos para una colega tan querida. Maestra Martha demostró a través de su vida y obra un profundo amor por los niños y por los demás. Ella deja un legado de lecciones valiosas. Ella siempre será querida aquí en Pasitos y será bien recibida cuando quiera visitarla”.


Hablamos con Martha sobre su tiempo en Pasitos y le pedimos que explicara el impacto que tuvo en ella y que compartiera algunos de sus recuerdos favoritos. “Desde el primer día que llegué”, nos cuenta, “supe que había encontrado un lugar realmente especial. Me di cuenta de que este era un lugar donde se ayudaba a los niños a hacer cosas increíbles y superar los desafíos que la vida les había presentado.A lo largo de los años aprendí mucho de estos niños. Cada día era una nueva lección que me ayudaba a apreciar las pequeñas cosas de la vida ya valorar la individualidad de todos y cada uno de los niños. Lo que recuerdo con más cariño es ayudar a organizar las coreografías de eventos como el Riverfest y el Festival Internacional del Altruismo. Me encantó ver las sonrisas en las caras de los niños cuando bailaban y ayudarlos a elegir sus disfraces. Llevaré a
Pasitos en mi corazón para siempre”.

 Gracias Maestra Martha por sus años de dedicado servicio y amor por los niños.