1
79509
89

Santiago Amaral Herrera

Santiago, mejor conocido como Santi entre amigos y familiares, acababa de cumplir 1 año cuando ingresó a Pasitos de Luz en febrero del 2020. Es un niño cariñoso con una sonrisa contagiosa a quien le encanta ser el centro de atención. Santi se siente feliz jugando con peluches y, cuando está aquí en Casa Connor, le encanta distraerse en nuestra área de Cuidados Especiales, abrazado de un osito de peluche y escuchando sus canciones infantiles favoritos.

Diagnóstico

Santi fue diagnosticado con parálisis cerebral espástico. Esto significa que tiene dificultad para controlar el movimiento de sus bracitos y piernitas, incluso cuando ingresó a Casa Connor, el casi no se podía mover en absoluto. Su cuerpecito era extremadamente rígido, él no podía sostener su cabeza por si solo y presentaba un problema de desnutrición. Santi solía llorar mucho los primeros días con nosotros.

Terapias

Nuestras niñeras y terapeutas han trabajado en equipo para facilitar el progreso de Santi y así mejorar su calidad de vida. Empezamos por tratar de reducir la masa muscular en sus bracitos y piernitas, del mismo modo ayudándolo a tener más control de su torso. Al practicar cuidadosos estiramientos, también logramos facilitar su movimiento de cadera. Santi ha aprendido de forma muy rápida, y ahora él puede sentarse derecho sin ayuda de nadie y puede sostener pequeños objetos con sus manitas. A él le encanta el estímulo sensorial, y disfruta del ejercicio donde se encuentra con variedad de texturas, las cuales usualmente le provocan cosquillas.

Hemos notados progreso en otros aspectos. Desde que ingresó a Pasitos de Luz, Santi se ha vuelto más abierto y muy sociable. Él saluda a la gente con una hermosa sonrisa y rara vez llora; solo cuando tiene hambre, lo cual es bueno. Santi ahora tiene mayor apetito y come muy bien. Gracias a las dos nutritivas comidas que recibe en Casa Connor, él ha llegado a mantener un peso saludable. Estamos seguros que Santi aprenderá a gatear, y eventualmente, a caminar.

Vida Familiar

Santi vive con su mamá Tania. Es un hijo único. Su mamá descubrió  Pasitos de Luz porque ella trabajaba en la gasolinera donde nuestro camión hace su última parada antes de llegar a Cana Connor. Tania no encontraba un lugar para atender a su hijo y después de hablar con una de nuestras niñeras, por fin se puso en contacto con nosotros. Santi se ha ganado el afecto de todos en Pasitos de Luz y nosotros prometemos apoyarlo en su progreso.

Santiago Amaral Herrera

Cada donación, incluso la más pequeña, hace la diferencia. Únase a nosotros para apoyar a Pasitos de Luz y envíe su donación hoy.

Click Aquí

Se Voluntario

¿Crees que podrías servir a nuestra comunidad en Pasitos de Luz?

Click Aquí